UNA NOCHE DE PATHOS Y PASIÓN DE HART-FELT DE SIMPLY THE BETH

Royal Albert Hall, Londres. 11 de mayo de 2018

El blues es más popular que nunca, sin embargo, con su aceptación general, la emoción cruda de este género musical más emotivo es frecuentemente sublimada. En muchos casos, la música puede sonar como el blues, pero no parece que todavía tenga blues.

Words e imágenes: Andy Rawll

Foto

Cover: Christie Goodwin

Por eso cada concierto de Beth Hart es tan esperado. Es una músico extraordinaria, con el poder único de hacer reír, suspirar, cantar y llorar a su público. Sus canciones conmovedoras encarnan el blues, pero para categorizarla como artista de blues, es compartimentar innecesariamente su talento como compositora e intérprete.

Cuando canta, emana de las profundidades de su alma y convierte la extensión cavernosa de la sala sagrada de Alberto en un remanso de intimidad cruda y consuelo sincero.

la actuación de

Tonight fue especial, ya que no sólo era la madre de Beth en la audiencia, sino que el programa estaba siendo filmado. Al principio, esto parecía un poco curioso, ya que el excelente ‘Front And Center, Live From New York’ fue lanzado hace sólo tres semanas. Sin embargo, en una inspección más cercana, tiene sentido.

Que CD/DVD captura a Beth en el ambiente relajado e íntimo del Iridium Jazz Club, con capacidad para 200 personas, y ofrece un buen recuerdo de su gira de 2017 promocionando su más reciente álbum de estudio ‘Fire On The Floor’, además de joyas seleccionadas del catálogo trasero como ‘Leave The Light On’. Por el contrario, la desalentadora escala del Royal Albert Hall de Londres, con capacidad para 5.000 personas, exigía una actuación digna de la venerable historia del recinto y beth Hart, una vez más, entregada con un estilo intrépido e inspirado y que ahora ha sido capturada por perpetuidad

.

Better todavía, el setlist de 25 canciones incluyó sólo cinco que aparecen en ‘Front And Center’, lo que hace que la perspectiva de este próximo lanzamiento de video sea aún más atractiva

.

Con un conjunto que abarca toda su carrera y que lleva el alma desde el aterrador ‘Spiders In My Bed’ desde su debut en 1996, ‘Immortal’, hasta el ardiente ‘Baby Shot Me Down’ de ‘Fire On The Floor’ de 2016, sentimientos profundos, recuerdos traumáticos y emociones sentidas por Hart fueron compartidos a través de canciones catárticas que revelan a una mujer vulnerable cuyo triunfo sobre la adversidad veneramos y cuya honestidad inspiradora atesora.

Despite la ocasión auspiciosa, no hubo desfile de invitados especiales o secuencia de versiones populistas, pero en muchos sentidos que hicieron la experiencia aún más impresionantemente especial. Esto fue personificado por la impresionante canción de apertura ‘As Long As I Have A Song’, que fue cantada acapella cuando Beth entró desde la parte trasera de la arena y caminó lenta pero seguramente hacia el escenario.

Backed por un trío sutil pero de buen gusto de los músicos, muchas de las canciones pueden haber sido acústicas, sin embargo, el ambiente era eléctrico. Simplemente no había necesidad de embellecer una actuación tan hermosa. Un ejemplo perfecto, fue el encore de cuatro canciones. No hubo un final de rock’n’roll grandilocuente y confeti-canon, lo que obtuvimos fue mucho más impactante, con Beth sentada en su piano, con la cabeza hacia atrás, los ojos bien abiertos, la voz puesta aturdir y el corazón desnudo.

En primer lugar, reduciendo el público a un desmayo silencioso con la redentora ‘La oración del pecador’ de Ray Charles y construyendo a un rugido tumultuoso empapado de alma en la canción final ‘Caught Out In The Rain’, esta fue una experiencia cautivadora y conmovedora, con el poder de una pared de pilas Marshall y el alma apasionada de una docena de coros gospel

.

apreoyen brillante.

Compártelo con tus amigos!

Deja un comentario