3. CUANDO CINCO SE CONVIRTIERON EN OCHO

Las columnas originales, publicadas entre 2012 y 2016.

Rehearsals fue semana tras semana, hacia atrás y hacia adelante a Bromley By Bow y finalmente déjà vu entró en acción. Un día estaba pensando en cómo Paul y yo habíamos hecho casi lo mismo dieciocho meses antes con Rock Candy. Es curioso cómo te afecta. El mismo ol’, el mismo ol’ vino a la mente.

En ese momento trabajaba para una empresa de algodón de costura en Lammas Road, Leyton (ahora desaparecida) que se especializó en la fabricación de cable para el centro de los menús. Paul estaba trabajando al otro lado de Lea Bridge Road, a 50 metros de distancia, en una instalación de pulverización de tambores de acero (también desaparecida

).

Triing para conseguir tiempo libre para nuestra empresa de Heavy Metal era casi imposible para los dos, así que a mitad de semana tuvimos que dejar el trabajo e ir directamente al estudio. Era la única manera de llegar a tiempo.

Se llegó al punto en que mis jefes finalmente me dejaron trabajar una semana de tres días, que fue perfecta mientras la banda tenía suficientes conciertos. Luego, después de seis semanas, me dieron mis tarjetas y me dijeron que había aceptado dejar la compañía. No había firmado nada para confirmarlo, pero lo tomé de todos modos. Trabajar para una banda de rock fue mucho más emocionante.

Paul renunció a su trabajo una semana después y los dos hicimos todo lo posible para llegar a los ensayos. Siempre estaré en deuda con mis padres por ayudar tanto a Paul como a mí durante este período

.

Con la forma en que las cosas iban a ensayar sabiamente, se tomó la decisión de mudarnos a Hollywood Studios en Clapton, E5. Steve Harris y el resto de la banda decidieron que necesitábamos progresar a un estudio más grande y mejor, y ¿quién era yo para quejarte?

Iba a ser más caro, pero a nadie le importaba. En mi corazón sabía que esto iba a funcionar. Tuve la sensación desde el principio de que esta banda iba a ser algo, aunque todavía no sabía muy bien qué.

Hollywood Studios fue dirigido por un tipo llamado John Edwards, más conocido por ser el creador, controlador y voz de Metal Mickey en su día.

Esta vez vi a Metal Mickey en uno de los cobertizos de Hollywood Studios, pero eso fue mucho más tarde. No había sido utilizado durante muchos años y el óxido definitivamente estaba mejorando de él. Pobre bugger.

Tuvimos algunas reuniones con algunos viejos amigos de Steve, a saber, Dave Beasley y Vic Vella, y, en pocas semanas, la tripulación se había hinchado a cuatro, con Bryant, un viejo amigo de Dave Lights, entrando a cuidar guitarras. En ese momento había llegado a un entendimiento tan bueno con Doug que los tambores parecían ser mi destino, así que nos convertimos en el primer Killer Crew.

Vic era el conductor/tipo de sonido, Dave Lights (como se le conoce internacionalmente) hizo nuestras luces y efectos, Pete las guitarras / conducción, e hice la batería más la cerveza y fag run.

Después de lo que parecía una eternidad, probablemente unos nueve meses en total, de ensayos en Bow y Clapton, Steve obviamente sintió que era hora de liberar a la bestia, y comenzó a reservar conciertos.

Nuestro primer concierto con la nueva alineación se celebró en bridgehouse, Canning Town, pero, como recuerdo tan poco al respecto, siempre pensé que el primero estaba en el Ruskin Arms. Y por una muy buena razón…

I me emborraché tanto durante el concierto en el Ruskin Arms, reuniéndose con amigos que habían venido a ver de qué se trataba el ruido, y padres que querían saber lo que los niños habíamos estado haciendo, etc. Tanto es así que Steve Harris me encontró sentado en las escaleras en la parte delantera del Ruskin, con la cabeza en las manos, cerca de vomitar con Steve diciendo: “¡Brillante! Y se supone que es nuestro director de escena”.

Es mi peor momento. Nunca lo volví a hacer.

No me malinterpretes, todavía me encanta un trago, pero hay un tiempo y un lugar. Dadas las circunstancias habría sido una tontería emborracharse así de nuevo mientras trabajaba para la banda. Y no lo hice.

Soy de la vista, fuera de la mente es la forma más simple. Y eso pasa mucho. Ya basta de decirlo.

Este también pone fin a la historia de Paul de nuestro primer concierto en el Cart and Horses, que ha mencionado en dos libros diferentes, el suyo propio, ‘Paul Di’Anno – The Beast’, y ’30 Years Of The Beast’ de Paul Stenning.

Primidamente, el Carro y los Caballos estaba siendo renovado, y en segundo lugar, no habían tenido una banda en vivo allí durante más de dos años. Su licencia de música en vivo había expirado. Combinado con la renovación, nunca iba a suceder.

Estamos nuestras visitas regulares al Ruskin y me sorprendió lo rápido que estábamos construyendo un seguimiento. Semana tras semana seguían viniendo, y cada vez más

.
los espectáculos de

Dave Lights se estaban volviendo más extravagantes y luego agregó el efecto Eddie. Un enorme telón de fondo negro sonó con bombillas blancas, y una máscara blanca que escupió sangre durante la canción ‘Iron Maiden’, que los apostadores amaban. La voz de Paul sonaba mejor cada vez y la banda también se estaba poniendo más apretada

Les había dicho a mis padres cómo iban las cosas y aparecieron una noche. Recuerdo a mi viejo diciendo que nunca había oído hablar de guitarra. Se refería a Dave Murray.

En ese momento no tenía ni idea de lo que estaba pasando. Pude ver que la banda estaba mejorando y pude ver que el público se estaba haciendo más grande, pero en ese entonces no habría pensado en llamarlos fans. Eran compañeros o compañeros de pareja. Todos se conocían. Pero los fans lo eran. Y muchos de ellos nos siguieron por todas partes…

Las columnas originales, publicadas entre 2012 y 2016, dieron lugar al popular libro ‘Loopyworld – The Iron Maiden Years’, que se puede comprar de eBay.

Compártelo con tus amigos!

Deja un comentario